Redes sociales

Noticias

Descubre con Volvo qué son las electrolineras

Descubre con Volvo qué son las electrolineras
Miércoles, 3 de julio de 2019

Como ya sabemos, a la hora de recargar un vehículo eléctrico o un híbrido enchufable, contamos con dos opciones principales: hacerlo en nuestro garaje privado o comunitario, algo que, de momento, no se encuentra del todo extendido, o bien cargar nuestro vehículo en un punto de carga como las electrolineras. 

El principal problema con el que podemos encontrarnos es la posible falta de infraestructuras a lo largo de nuestro territorio. Mediante la web Electromaps, podemos conocer con exactitud la localización de todos estos puntos de recarga en toda Europa. En el caso de Galicia el total de puntos de carga asciende a 155, más de 50 en la provincia de Pontevedra y 17 en la ciudad de Vigo. 

España dispone en estos momentos de aproximadamente 4.079 puntos de recarga registrados y la mayoría se se concentran en Madrid, Barcelona y las islas Baleareas. 

Pero, ¿cómo funcionan estos puntos de recarga? Su forma de operar se centra en la disponibilidad de los conectores disponibles en la instalación, así como otros datos como el coste de recarga o si es necesario realizar a algún de reserva. 

Es muy importante que el punto de carga que seleccionemos disponga de conectores compatibles con nuestro vehículo. Existen seis tipos de conectores: Schuko, SAE J1772, MENNEKES, CCS, Connector Scame y CHAdeMO, aunque los más comunes son los tres primeros. Al igual que diferentes modos de carga, estos son cuatro: 

-Sin comunicación con la red: utiliza una toma de corriente convencional Schuko.

-Comunicación baja con la red. El cable cuenta con un dispositivo intermedio de control piloto que sirve para verificar la correcta conexión del vehículo a la red de recarga.

-Grado elevado de comunicación con la red. Los dispositivos de control y protecciones se encuentran dentro del propio punto de recarga, y el cable incluye hilo piloto de comunicación integrado.

-Grado superior de comunicación con la red. Hay un conversor a corriente continua y solo se aplica a recarga rápida.

Sumado a esto, debemos tener en cuenta que podremos llevar a cabo una carga semi-rápida, rápida, normal o lenta. 

Actualmente este sistema de “repostaje” se encuentra en su fase de máximo desarrollo. Mientras que las primeras estaciones de servicio que suministraban electricidad contaban con una potencia de 3,6 kilovatios, lo que permitía realizar una recarga de un vehículo medio en unas 7 horas, a día estos sistemas son capaces de realizar una carga rápida de entre 5 y 10 minutos, tiempo que puede variar dependiendo de las necesidades de carga del usuario.

    Contacto

    La finalidad y uso previsto tanto de los datos en sí mismos como de su tratamiento, es prestarle el servicio solicitado o entregarle el producto adquirido. A continuación, podrá aceptar las finalidades que crea convenientes marcando su casilla correspondiente y clicando en el botón ACEPTAR, tenga en cuenta que algunas finalidades pueden ser necesarias para poderle prestar el servicio, en el caso de NO marcar dichas casillas, no se podrá prestar/entregar el servicio/producto asociado.

    Enviando

    (*) Campos obligatorios
    (**) Política de privacidad
    Al hacer click en "Enviar" acepto las Condiciones legales y Política de privacidad

    Últimas noticias