Redes sociales

Noticias

TÉCNICAS PARA UNA CONDUCCIÓN MÁS EFICIENTE

TÉCNICAS PARA UNA CONDUCCIÓN MÁS EFICIENTE

La conducción eficiente está muy de moda hoy en día y es un concepto muy manido que se representa en ocasiones como un conocimiento fuera del alcance del común de los conductores. Aunque este concepto está muy alejado de la realidad, ya que cualquiera puede practicar la conducción eficiente y notar sus beneficios de inmediato. No podemos esperar grandes ahorros de combustible, pero sí notaremos que los depósitos se alargan un poco más de lo habitual.

La conducción eficiente se trata de un conjunto de técnicas de conducción orientadas a minimizar el gasto de combustible y las emisiones contaminantes. Al poner en práctica este tipo de conducción obtendremos más confort en marcha y, como beneficio adicional practicaremos la conducción segura.También cabe señalar que los motores actuales son muy eficientes si los comparamos con los de hace unos años.

En lugar de enfocar el tema como “las técnicas a seguir para lograr una conducción eficiente”, es más sencillo y revelador fijarnos en aquellos comportamientos que nos hacen consumir más combustible del necesario como:

- Circular con las ventanillas abiertas por el incremento de la resistencia aerodinámica.

- Utilizar el aire acondicionado con temperaturas extremas .

- Acelerar o frenar más de la cuenta. El objetivo del conductor eficiente es mantener un ritmo medio el mayor tiempo posible.

- Una mayor distancia de seguridad y más atención a lo que pasa más adelante es fundamental para la anticipación. Esto aumenta nuestra seguridad.

- Un mal mantenimiento del vehículo aumenta el consumo: mantener los neumáticos con las presiones correctas, revisar filtros y niveles de líquidos y tener a punto el motor influye en un menor consumo de combustible.

 

Diferencias entre la conducción eficiente con diésel o gasolina

La principal diferencia está en el momento del arranque y en las revoluciones de referencia para hacer un cambio de marcha. En un coche diésel debemos esperar unos segundos entre que arrancamos el motor y nos ponemos en marcha para que el aceite se distribuya por todo el circuito. En coches de gasolina podemos iniciar la marcha nada más arrancar el motor, pero en cualquier caso en ambos tipos de coche debemos emprender la marcha con suavidad mientras el motor no alcanza la temperatura óptima de funcionamiento.

En cuanto a la selección de marcha, siempre hemos de procurar seleccionar la marcha más larga posible sin que el motor desfallezca. Esto significa cambiar de marcha en un rango de revoluciones ni muy alto ni muy bajo. Las recomendaciones estándar apuntan a seleccionar la marcha inmediatamente superior antes de 1.500 rpm en diésel, y antes de 2.000 rpm en gasolina