Redes sociales

Noticias

Reventón de una rueda, ¿cómo debemos actuar?

Reventón de una rueda, ¿cómo debemos actuar?
Martes, 1 de septiembre de 2020

 Aunque no sea muy alta, existe la posibilidad de que durante la conducción una de las ruedas de nuestro vehículo explote. La probabilidad de que esto ocurra es menor si las tenemos bien mantenidas que si no nos acordamos nunca de los neumáticos. En cualquier caso, es mejor estar preparados y conocer qué hay que hacer si esto ocurre.

Los neumáticos son uno de los elementos fundamentales y de los que depende más nuestra seguridad. Por este motivo, es muy importante que lleves a cabo de manera periódica una revisión del estado de estos.

¿Cómo ocurre el reventón de una rueda? Aunque puede ser posible que el neumático tenga algún defecto de fábrica, no suele ser lo más habitual. Normalmente esta situación se da debido a un mal estado y lo hayamos llevado hasta su límite.

El calor propio del verano, unido al exceso de carga y de velocidad, y la falta de dedicación a la hora de comprobar la presión de las ruedas son las principales causas del conocido reventón. Si haces bien tu labor de mantenimiento es muy extraño que te ocurra, más allá de que tengas la mala suerte, por ejemplo, de pasar por encima de un clavo y que te deteriore el flanco de la rueda o la banda de rodadura.

Con el reventón, lo que sucede es que el neumático no puede contener la presión del aire al estar la goma en mal estado, así que irremediablemente se acaba rompiendo por el flanco. Cuando esto sucede, notarás primero un ruido fuerte y, acto seguido, el coche se empezará a mover de una forma extraña y poco intuitiva. Es aquí cuando alguna pieza de caucho puede esparcirse por la carretera o incluso impactar contra las suspensiones del coche.

Si esto ocurre, lo primero que debemos intentar hacer es mantener la calma y en ningún momento hacer gestos bruscos con el volante, ni frenar con contundencia. Si lo hacemos, el coche se puede desestabilizar y se volverá incontrolable.

Cuando notes el ruido inicial, sujeta con firmeza el volante y deja de acelerar. Es importante que sea el freno motor el que vaya reduciendo la velocidad del coche. Una vez que puedas controlar el coche al ir más despacio, deberás encender las luces de emergencia y situarte a un lateral de la carretera, el que sea más seguro para pararse. Si puedes, intenta llegar a una salida, aunque lo recomendable es que detengas la marcha lo antes posible.

Una vez hecho esto, recuerda que todos los integrantes del vehículo que salgan deberán ponerse el chaleco reflectante. Además deberás señalizar la avería con los triángulos a 50 metros del coche, siempre que los demás nos vean a 100 metros.

El último paso sería comprobar si podemos cambiar la rueda nosotros mismos y de manera segura o si por el contrario deberemos ponernos en contacto con la asistencia en carretera. 

    Contacto

    Responsable: Automóviles y Motores Europeos S.A. –AUTESA– Finalidades: Atención y resolución de consultas y solicitudes, mantenimiento y gestión de la relación contractual/comercial, envío de comunicaciones comerciales personalizadas, envío de información relevante sobre vehículos/servicios y llevar a cabo encuestas de opinión y estudios de mercado con fines estadísticos sobre los productos y servicios de la Marca. Legitimación: Consentimiento del interesado para la finalidad descrita. Destinarios: Los datos no serán comunicados a terceros salvo, en su caso, al Grupo Volvo, entidades directamente relacionadas con AUTESA y Autoridades competentes en el ejercicio de sus funciones. Derechos: acceso, rectificación, oposición, supresión, portabilidad, limitación del tratamiento y a no ser objeto de decisiones individuales automatizadas. Información adicional: Disponible la información adicional y detallada en la Política de Privacidad.

    Enviando

    (*) Campos obligatorios

    Últimas noticias