Redes sociales

Noticias

M, la nueva marca de movilidad de Volvo Cars

M, la nueva marca de movilidad de Volvo Cars

Creada en 2018, M es una nueva marca de Volvo Cars Mobility, una entidad independiente propiedad de Volvo Cars Group que aspira a ofrecer una alternativa idónea a la propiedad de un vehículo para los usuarios de las ciudades y áreas metropolitanas. La misión de M es lograr que más gente se mueva de forma libre y sostenible.

Además, M analizará las necesidades, preferencias y costumbres de los usuarios y personalizará la relación con el cliente. La marca desarrollando una tecnología de aprendizaje propia que pregunta a los usuarios sus necesidades específicas en lugar de limitarse a informarles de dónde pueden recoger un vehículo.  El servicio estará disponible en Suecia y Estados Unidos en la primavera de 2019.

Como señala Håkan Samuelsson, presidente y director ejecutivo de la compañía, “Volvo Cars va a ser mucho más que una empresa automovilística. Somos conscientes que los usuarios urbanos se están replanteando la propiedad tradicional de un vehículo y M es parte de nuestra respuesta. Estamos evolucionando para convertirnos en proveedor de servicios directos al consumidor y nuestra nueva misión es ofrecer libertad de movimiento”.

“La movilidad está sufriendo una transformación fundamental, y Volvo Cars lidera ese cambio. El lanzamiento de M genera nuevas fuentes de ingresos para Volvo Cars y va a ser una pieza fundamental para nuestro objetivo de establecer más de cinco millones de relaciones directas con los clientes a mediados de la próxima década”.

La movilidad se está transformando a gran velocidad gracias a las nuevas formas de transporte compartido. Saber las preferencias de los usuarios, que no necesariamente son propietarios, es fundamental para adaptarse a un mercado que va a cambiar al mismo ritmo que la movilidad. La propiedad de un vehículo no será una prioridad en apenas diez años, y por eso las grandes compañías trabajan para ser algo más que fabricantes de coches.

Volvo Cars así lo entiende, y por ello existe Volvo Car Mobility. Su objetivo es aspirar a ofrecer una alternativa mejor a la propiedad de automóviles para los consumidores urbanos y metropolitanos. Hablamos de vehículos en general, pero si nos fijásemos en la futura realidad del coche autónomo se hace más evidente que los conceptos establecidos dejarán de ser válidos. El coche dejará de ser un vehículo para ser un servicio de movilidad y es necesario anticiparse a las necesidades futuras de los usuarios.

En la actualidad solo se contempla informar a las personas acerca de dónde encontrar un vehículo, cómo reservar tiempo de uso y unas pocas funcionalidades extra. La información recabada por la aplicación de M servirá para entender cómo un propietario de un vehículo hace uso de él, y permitirá saber cómo ofrecerle una alternativa real de uso de tal manera que puedan maximizar su tiempo.

Esto, que aun está en fase de definición, es la base del futuro uso que daremos a los coches. No pensaremos en el coche como en un objeto sino como en un servicio. Tendremos una sensación de libertad de movimientos nunca vista. La ambición de M es la de crear relaciones directas con los consumidores durante los próximos años con el objetivo de consolidar el modelo de negocio, anticipándose así al cambio previsto en el mercado del automóvil.

M se basa en 20 años de aprendizaje y datos de Sunfleet, una empresa pionera en Suecia en servicios de coche compartido. Los datos y todo el know-how de Sunfleet son muy valiosos como punto de partida, y servirán para aprender más deprisa acerca de las preferencias de los consumidores. Sunfleet cuenta con una media de 500.000 transacciones anuales y con más de 1.700 vehículos, y se espera una integración completa con M en 2019, lo que supondrá que los usuarios de Sunfleet tendrán acceso al servicio automáticamente.