Redes sociales

Noticias

Consejos de Volvo para el mantenimiento de tu vehículo en invierno

Consejos de Volvo para el mantenimiento de tu vehículo en invierno
Lunes, 21 de diciembre de 2020

La llegada de las bajas temperaturas nos recuerda que debemos prestar atención a nuestro coche y tomar las precauciones necesarias para afrontar la próxima temporada invernal. El frío afecta a la mecánica y a otros elementos del coche. Uno de los momentos cruciales en invierno es el de arrancar el motor en frío, y las precauciones a la hora de pisar el acelerador. Además, nos referiremos a los neumáticos y todo lo que debemos saber cuando llega el invierno.

El frío afecta a los coches de muchas maneras, no solo en lo que se refiere al motor. De hecho, si el coche pasa las noches a la intemperie, aparcado en la calle, por ejemplo, notaremos los efectos del frío en múltiples piezas.

El parabrisas es el primer elemento del coche que veremos afectado por el frío, ya que, por debajo de 0 ºC, se formará hielo durante la noche, que eliminaremos de forma rápida y segura con estos consejos. De no hacerlo correctamente, podemos encontrarnos con las escobillas pegadas al hielo, que se resentirán. Las gomas, los sellos, burletes y molduras, las correas y los manguitos del motor, o los propios limpiaparabrisas, van a perder elasticidad por debajo de los 10ºC.

Los neumáticos perderán presión a razón, aproximadamente, de 0,07 bares por cada 5 ºC que descienda la temperatura, así que hemos de tenerlo muy en cuenta a la hora de ponernos en marcha, puesto que eso influirá definitivamente en la capacidad de agarre de estos.

Los líquidos del coche, desde el lavaparabrisas hasta el aceite del motor, se pueden ver afectados por el frío, dependiendo de sus características. Si hablamos de agua en el depósito del limpiaparabrisas, se congelará a 0 ºC, pero si es un producto específico puede resistir hasta los -5 ºC. En cuanto al aceite, si es del tipo 20W, se va a volver más viscoso cuando la temperatura baja de los -10ºC/-15ºC, por lo que perderá propiedades lubricantes progresivamente. Los aceites clasificados como 10W o menos, mantienen la viscosidad inalterada hasta -40ºC.

Por el combustible no nos debemos preocupar. A pesar de que el diésel sin aditivos se congela una vez descendemos de los diez grados bajo cero, las principales distribuidoras de combustible añaden aditivos que rebajan esa temperatura de congelación. Por su parte, la gasolina no se congela hasta los 107 grados bajo cero, así que podemos estar totalmente tranquilos a ese respecto.

La batería es otro elemento importante del coche que sufre mucho a causa del frío, ya que pierde la mitad de su potencia por debajo de los 10 grados bajo cero, lo que implica que se dificulta el arranque. En caso de que haga mucho frío, podemos intentar aportar calor externo a la batería utilizando paños secos calientes, siempre con mucha precaución.

 

    Contacto

    Responsable: Automóviles y Motores Europeos S.A. –AUTESA– Finalidades: Atención y resolución de consultas y solicitudes, mantenimiento y gestión de la relación contractual/comercial, envío de comunicaciones comerciales personalizadas, envío de información relevante sobre vehículos/servicios y llevar a cabo encuestas de opinión y estudios de mercado con fines estadísticos sobre los productos y servicios de la Marca. Legitimación: Consentimiento del interesado para la finalidad descrita. Destinarios: Los datos no serán comunicados a terceros salvo, en su caso, al Grupo Volvo, entidades directamente relacionadas con AUTESA y Autoridades competentes en el ejercicio de sus funciones. Derechos: acceso, rectificación, oposición, supresión, portabilidad, limitación del tratamiento y a no ser objeto de decisiones individuales automatizadas. Información adicional: Disponible la información adicional y detallada en la Política de Privacidad.

    Enviando

    (*) Campos obligatorios

    Últimas noticias